jueves, 25 de febrero de 2016

Desalentando a Nuestros Hijos (Parte #2)



En Colosenses 3, el apóstol Pablo presenta una lista de personas con sus deberes: Esposas (vs. 18), Maridos (vs. 19), Hijos (vs. 20), Padres (vs. 21), y Siervos (vs. 22). Cada posición viene con una responsabilidad importante. Quisiera poner atención al vs. 21 que habla a los padres. Mira a lo que dice:

“Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.” – Colosenses 3:21

Es interesante que el consejo que da a los padres no es entregarle dinero, darle una buena educación, enseñarles jugar algún deportes o llevarlos a otras partes del mundo, sino de no exasperarles (lastimarles, irritarles, enfurecerles) o se desalentarán. Como padres, es fácil hablarles o tratarles de cierta manera que les puede desalentar (quitar el ánimo) en vez de alentarles (dar ánimo, aliento, esfuerzo y vigor). Quiero presentar algunas maneras que nosotros como padres podemos desalentar a nuestros… y lamento decir que soy más culpable de lo que puedo admitir. La razón que lo presento no es para que uno se siente culpable sino para que tengamos cuidado de no repetirlo.

1.    Protección Excesiva. 
2.    Favoritismo. 
3.    No Expresar Gratitud ni Importancia. 
4.    No Tomar Tiempo con Ellos. 
5.    Poner Metas Inalcanzables.


6.    Falta de Afecto.
Es interesante que los padres esperan 9 meses para que el bebé entre en el mundo pero después no toman tiempo para mostrarles afecto cuando ya están en el mundo. Nuestros hijos desean ser amados por sus papás. Los padres deben frecuentemente mostrar y decir que aman a sus hijos.

7.    Nada de Reglas.
Hemos mencionado (punto 1) que demasiadas reglas puede frustrar a un chico, pero no debemos ir al otro extremo y no tener nada de reglas.
Los padres (especialmente los cristianos) deben decir a sus hijos que tienen que obedecer, respetar, llegar a tiempo, ir a la iglesia, salir con cualquier persona o hacer cualquier cosa.
Tiene que haber disciplina. Y tenemos que ser constantes en la disciplina y no ser cambiantes.

8.    Actitud Criticona.
Cuando los padres ponen más énfasis en lo negativo que en lo positivo, desalentarán a sus hijos.
Te pregunto, ¿puedes ver lo positivo de lo que ha hecho tu hijo o ves cómo pudo haberlo hecho mejor? Claro que deseamos que nuestros hijos hagan bien, pero si siempre les estamos diciendo, “pudiste hacerlo mejor” y nunca alabamos lo que ha hecho bien, estamos desalentándoles.

9.    Negligencia.
Cuando los padres ignoran a sus hijos (tiempo, amor, palabras, etc.), la interpretación a los hijos es: “no me importa que hayas nacido”.  
Negligencia es: descuido u omisión. Y cuando los padres no cuidan a sus hijos (su apariencia, la disciplina, sus emociones, sus actitudes, etc.), es como si no importará que tienen hijos.

10.Palabras Hirientes.
Sería una buena regla tratar a tus hijos como tratarías a un visitante. Cuando llega un visitante a tu casa, no le vas a gritar, eres amable al visitante, le tratas con respeto, etc.
Las palabras de los padres hacia sus hijos son muy impactantes, tanto para bien como para el mal. Decir que tu hijo es un tonto, es feo, que no puede hacer algo bien, que nunca será como alguien más, etc., puede afectar a tu hijo por el resto de su vida. Debemos entender que las palabras son muy, muy poderosas.


Para concluir, quiero usar Salmo 127:3-5 – “He aquí, herencia de Jehová son los hijos; cosa de estima el fruto del vientre.” Sabes que tus hijos son una bendición, un regalo de Dios. Los tienes solo por un tiempo, entonces ámalos, cuídalos e invierte tiempo con ellos. Cada padre cristiano debe hacer todo posible para animar a sus hijos y no desalentarlos.


Para Servir,

 Jeffrey Bush
www.evangelismomundial.com


jueves, 18 de febrero de 2016

Desalentando a Nuestros Hijos (Parte #1)




En Colosenses 3, el apóstol Pablo presenta una lista de personas con sus deberes: Esposas (vs. 18), Maridos (vs. 19), Hijos (vs. 20), Padres (vs. 21), y Siervos (vs. 22). Cada posición viene con una responsabilidad importante. Quisiera poner atención al vs. 21 que habla a los padres. Mira a lo que dice:

“Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten.” – Colosenses 3:21

Es interesante que el consejo que da a los padres no es entregarle dinero, darle una buena educación, enseñarles jugar algún deportes o llevarlos a otras partes del mundo, sino de no exasperarles (lastimarles, irritarles, enfurecerles) o se desalentarán. Como padres, es fácil hablarles o tratarles de cierta manera que les puede desalentar (quitar el ánimo) en vez de alentarles (dar ánimo, aliento, esfuerzo y vigor). Quiero presentar algunas maneras que nosotros como padres podemos desalentar a nuestros… y lamento decir que soy más culpable de lo que puedo admitir. La razón que lo presento no es para que uno se siente culpable sino para que tengamos cuidado de no repetirlo.

1.    Protección Excesiva.
Cuando se ponen demasiadas reglas al punto de fijarse en cada detalle hará que ellos no quieran hablar o estar con sus padres.
Claro que debe haber reglas, pero debe haber mucho más amor que reglas. Recordamos que la ley condenaba pero Cristo muestra y da gracia. Es triste, pero puras reglas hará que los hijos quieren escapar.

2.    Favoritismo.
Cuando lo padres muestran un trato especial a uno de sus hijos ya sea por sus acciones o palabras provocará desaliento de los demás hijos.
Es probable que un hijo sea más inteligente o talentoso en cierta área de la vida, pero los padres deben tener mucho cuidado de mostrar favoritismo a aquel hijo. 
En la Biblia (Génesis) Jacob amaba a José más que a sus otros hijos. Jacob le hace a José ropa especial y le trata en una manera diferente y mejor que a los otros hijos… y los hermanos de José comienzan a odiarle.

3.    No Expresar Gratitud ni Importancia.
Cuando los padres no muestran interés, importancia ni gratitud a sus hijos, los causarán enojo y frustración con sus padres. Pensarán que nunca pueden agradar a sus padres. Los padres deben mostrar que su amor es incondicional y están orgullosos de sus hijos.

4.    No Tomar Tiempo con Ellos.
He visto a padres que no tomaron tiempo con sus hijos cuando eran pequeños y ahora cuando ellos son mayores quieres pasar tiempo con ellos, pero ahora los hijos no tienen tiempo para sus padres.
Pasa tiempo con tus hijos para jugar con ellos, para hablarles, y estar cuando juegan deportes.
Los hijos necesitan el tiempo de sus padres más que el dinero de sus padres. 

5.    Poner Metas Inalcanzables.
Haciéndoles pensar que tienen que tener notas perfectas en el colegio, portarse más maduro que su edad, o que deben trabajar y nunca jugar. Cuando los padres ponen metas imposibles e inalcanzables, los hijos rebelarán y se amargarán porque nunca pueden satisfacer, alcanzar y cumplir.


.... Los puntos 6 a 10 estarán en la parte #2 ... 



Para Servir,

 Jeffrey Bush
www.evangelismomundial.com

jueves, 11 de febrero de 2016

Cómo Proteger a tu Familia




Este articulo esta escrito desde el punto de vista de un marido y padre (pero quiero aclarar que la información podría ser útil para una madre y/o esposa también). En general es mi responsabilidad, como marido y padre, proveer y proteger a mi familia. Entiendo lo que significa proveer para mi familia, pero ¿De qué maneras específicas puedo proteger a mi familia? Mencionare algunas ideas para proteger a los que amas.


1.  Trabajo

Es bueno que el hombre trabaje, Dios le ha dado trabajo desde el comienzo del tiempo en el libro de Génesis. Dios aun dijo que si el hombre no quiere trabajar no debe de comer (II Tes. 3:10). El trabajo es bueno y le hace sentir importante al hombre.

Pero el trabajo excesivo, como en cada área puede lastimar. Todos hemos visto, lamentablemente a personas que pasan más tiempo en el trabajo (haciendo actividades o pensando constantemente) que pasan con su familia. Cuando alguien muestra más interés en su trabajo que en su familia, la traducción viene de ser que él/ella ama más al trabajo que a su propia familia. No es justo para los hijos o el cónyuge que haya una competencia entre el trabajo y tu persona.

Sin duda debes trabajar duro (ya sea en el ministerio o trabajo secular) pero si deseas proteger a tu familia, muestra por tus acciones que las personas son más importantes que el trabajo.

2.  Consejo

El matrimonio, criando hijos, haciendo ministerio y siendo buen creyente no es fácil, pero Dios ha puesto personas en la vida para ayudar. Si deseas lo mejor para tu familia, busca ¡buen consejo! Estoy convencido que muchos matrimonios no son como deberían ser por la flojera del marido o esposa. O sea, si uno estaría buscando consejo matrimonial, leyendo libros y estudiando cómo funcionan los  buenos matrimonios, tendría un matrimonio muchísimo mejor. Esta misma aplicación podríamos darla a la crianza de los hijos y otras áreas de la vida.

¿Cuándo fue la última vez que leíste un libro sobre tu responsabilidad familiar (matrimonio o crianza de hijos)? Hay libros, personas y ejemplos que todos podríamos aprender. Si deseamos proteger a nuestras familias, debemos buscar buen consejo para mejorar.

3.  Dinero
Ya sea mucho o poco se nos ha confiado dinero. La forma como usamos el dinero, bíblicamente determinará dónde está nuestro corazón.  Personalmente deseo que pueda verse mi amor por Dios y Su ministerio por la forma como uso mi dinero para Dios. Pero en segundo lugar deseo mostrar mi amor por mi familia por medio del uso del dinero para mi familia. Para aclarar, he visto maridos que no quieren arreglar cosas de su casa o llevar a su familia a comer o comprar una mochila que sus hijos quieren porque no quieren gastar el dinero así. No debemos usar el dinero para cualquier cosa, pero lastimas a tu familia al ser tacaño en extremo. No digo que uno debe ser codicioso (aunque no creo que es malo tomar un segundo trabajo o algo para hacer cosas especiales en familia), pero debemos cuidar de no usar el dinero para áreas caprichosas y decir a la familia que no tenemos dinero para ellos.

4.  Tiempo

Todos estamos ocupados y todos tenemos la misma cantidad de tiempo en el día, pero parece que el tiempo no nos alcanza. En mi vida diría: mis hijos están creciendo y he estado casado por varios años pero parece que hace poco me habría casado y mis hijos recién habrían nacido ¿Cómo paso el tiempo? Ruego y pido a cada amigo que está leyendo esto, que ponga en su agenda vacaciones con la familia, una cita romántica con la esposa, na salida al zoológico o parque cada dos meses con los hijos y aparta tiempo cada semana para ellos.

El tiempo no retrocede, entonces agenda tiempo ya para hacer actividades con tu familia. Si deseas proteger a tu familia entonces pruébalo por medio del tiempo que pasas con ellos.

Para Servir,

 Jeffrey Bush