lunes, 21 de mayo de 2012

Dirección en la Vida


Quisiera compartir algo que es muy real en nuestras vidas – como saber la dirección de Dios en nuestras vidas. Por su puesto sabemos que todos debemos leer la Biblia, servirle a Dios con todo, etc., pero ¿qué de algunas decisiones no tan claras que tendríamos que tomar? No pretendo saber las respuestas o decir que este artículo es la respuesta a cada situación, pero si creo que estos pensamientos podrían ser de ayuda en momentos que se necesitan tomar decisiones.

1.    La Palabra de Dios
Alguien dijo que la sabiduría es poner en practica los principios Bíblicos. Por ejemplo, hay ciertas cosas no mencionadas en la Biblia pero los principios en la Biblia nos indican que hacer. Hubo momentos en las que personas en el ministerio me preguntaron sobre un trabajo que iban a tomar y les tenía que decir que no creía que era el del Señor (trabajar en una discoteca o áreas ilegales, etc.). Aunque hay ejemplos extremos que sabemos como obreros de Dios, igual podemos tomar la verdad de que si hay un principio Bíblico que Dios nos da, debemos seguirlo.
No creo que tendríamos que orar sobre dejar un cónyuge, separarnos enojados (por capricho?) de personas en la iglesia, o abandonar a nuestros hijos para “ministrar” a otros. La Palabra de Dios es una guía para nuestras vidas… especialmente cuando tenemos que tomar decisiones. El libro de Proverbios es un libro espectacular sobre discreción, prudencia y sabiduría para nuestras vidas.

2.    La Paz de Dios
Hay momentos que tenemos que tomar decisiones y aunque no violan un principio Bíblico, tampoco tenemos claridad en que hacer. Aunque Dios no nos dice en voz alta, hay tiempos cuando Él nos da paz inexplicable y sabemos que tal decisión es la correcta. Talvez necesitamos simplemente separar tiempo para estar a solas con Dios y rogarle que nos de paz para tomar tal decisión.

3.    Los Pasos de Fe
Como hijos de Dios, no andamos por vista sino por fe. Sabemos que la fe es lo que no vemos pero es una confianza total en Dios. Entendemos que sin fe no podemos servir a Dios y por la falta de fe, Cristo muchas veces no obró en ciertos lugares. De cabeza entendemos o sabemos mucho de la fe, pero no siempre vivimos por fe. Es mas fácil hablar y predicar sobre la fe que ponerla en practica y vivirla en nuestras propias vidas.
Hay momentos que Dios nos muestra por Su Palabra qué hacer y hay momentos que nos dice claramente en nuestros corazones la dirección a tomar, pero también habrá momentos cuando tendremos que lanzarnos totalmente por fe. Cuando los Israelitas cruzaron el mar rojo, Dios abrió el camino y cruzaron, pero cuando iban para cruzar el rio Jordán, Dios mandó que la planta de los pies de los sacerdotes entrasen primero y después lo abriría (Josué 3:13).
Hubo varios momentos en mi vida que Dios no me confirmó 100% el paso para tomar, pero una vez que me lancé por fe creyendo que era Su voluntad, lo confirmó y me dio claridad.
Dios habló a Abraham claramente que saliese de su lugar y vaya a una tierra que Dios le iba a mostrar. Pero cuando David enfrentaba a Goliat, no vemos que Dios le mandó que pelease contra el gigante… pero lo hizo y Dios le dio la victoria a él y a Su pueblo. Ambos, Abraham y David, tenían que tener fe, pero las dos situaciones son bien distintas.
Si Dios quiere que vivamos por y que tengamos fe (en Él por su puesto, no en nosotros mismos), necesitamos, como obreros de Dios, estar atentos y preparados para lanzarnos por fe. Hay decisiones referentes al dinero, reputación, ministerios y mucho mas que requieren fe… y que Dios nos ayude a tener tanta fe para obedecerle, seguirle y aun agradarle (Hebreos 11:6).


Como obreros de Dios, tenemos que ser el ejemplo para otros que necesitan ser guiados por el camino correcto. Que Dios nos ayude a tomar decisiones y seguir Su dirección siempre.


Para Servir,

Jeffrey Bush

miércoles, 16 de mayo de 2012

Ventanas o Espejos


Hace tiempo leí en un libro un ejemplo que me encantó y quedó clavado en mi mente. El ejemplo fue algo como sigue: la diferencia entre líderes egoístas y líderes colaboradores  se ve en lo que hacen cuando hay logros en su vida. Cuando los líderes egoístas logran algo ellos miran en el espejo pensando que todo su logro era por su propia fuerza, pero cuando los líderes colaboradores logran algo ellos miran por la ventana para ver a los que están al otro lado y les agradece por su ayuda y su parte. Y amigos obreros, cuando logramos algo en nuestras vidas o ministerios debemos darnos cuenta que si no fuera por la ayuda de otros (familiares, amigos o colaboradores en la iglesia), el logro no sería posible. No hay lugar para el egoísmo, soberbia y orgullo en el ministerio. Dios llama a la iglesia un cuerpo y cada creyente un miembro del cuerpo – cuando el cuerpo avanza es porque todos, sujetos a Dios, están avanzando simultáneamente, todos están trabajando. Quiero presentarte algunas ideas simples para poder mirar por la ventana y no mirar en el espejo.

1.    Comunicar Personalmente
Cuando Dios permite que la iglesia crezca o que un día especial salga exitoso o que almas fueron salvadas, sabemos exactamente de los individuos que tuvieron una gran parte. El logro es una gran oportunidad para llamar a los individuos que ayudaron, escribirles o visitarles personalmente y agradecerles por su ayuda. Es común que el líder piense, "ya sabe la persona que estoy agradecido", pero escribiendo, llamando o hablando personalmente no solo le animaría pero también le daría mas ganas para repetir lo que hizo... lo cual traerá más logros en tal área del ministerio.

2.    Reconocer en Público
Después de un logro es una buena oportunidad para agradecerle a la persona enfrente de su familia o amigos. Cuando reconoces a una persona enfrente de otros, sienten que de verdad el líder está agradecido y le aprecia... y al mismo tiempo este agradecimiento anima a otros a hacer lo mismo.

3.    Repasarlo en la Iglesia
Cuando algo bueno sucede, es una buena oportunidad para hablarlo en tu clase o congregación, pensando en los pasos que fueron tomados para realizar el logro. Por ejemplo, si la iglesia tuvo "Día del Niño" y muchos papás visitaron, muchos fueron salvos y personas de la iglesia se involucraron, es una buena oportunidad para hablar en la iglesia o con tal grupo y pensar en los pasos tomados para que todo fuese posible – en esta manera lo pueden repetirlo más adelante.

4.    Festejar el Logro 
Cuando hay algo especial, normalmente compramos helado, tenemos un asado o cualquier otra forma para festejar el logro. De la misma manera, cuando hay un logro en la iglesia o ministerio, debemos tomar el tiempo para festejarlo. Comprar un postre especial, compartir una cena, entregar un regalo, etc. son unas ideas que pueden ser usadas para festejar un logro... y cuando festejamos, todos querrán trabajar más para poder tener otra fiesta. 



Para Servir,

Jeffrey Bush

lunes, 14 de mayo de 2012

El Cambio


Este artículo es nada mas que mi corazón puesto en palabras. El lunes que viene regresreamos a mi querida Argentina, pero esta vez será de visita en vez de vivir. Por 8 años Dios me ha dado el gran privilegio de vivir y ministrar en Argentina. Es en Argentina donde algunas de mis hijas aceptaron a Cristo y fueron bautizadas, es el lugar donde viven muchos de mis mejores amigos en el mundo, es el lugar donde Dios me ha enseñado mucho sobre el ministerio, vida y Su servicio.

Hace unos 3 meses el Señor empezó a mover en mi corazón y no sabía exactamente lo que Él quiso o estuvo haciendo. Busqué consejo de 4 o 5 pastores y amigos y todos me aconsejaron de seguir adelante y esperar hasta que el Señor me aclare lo que Él quiere. Hace una semana y media Dios empezó a darme a mi y a mi esposa claridad de lo que estuvo haciendo. Después de pensamientos, emociones y oración, tomamos la decisión de salir de la Argentina y seguir la guía del Señor de ser director de la misión "Vision Baptist Missions". De inmediato hablé con mi pastor, autoridades en la misión donde he servido por 12 años y a otros pastores. Hubo muchos proyectos míos que tenía que cambiar... y que tengo que cambiar, pero quiero obedecer la dirección de Dios. No niego que este tiempo ha sido un tiempo difícil para mi familia - mis hijas lloraron por meses cuando salimos de Argentina el año pasado y este cambio ahora va a ser muy diferente para nosotros. En ninguna manera estamos sacando nuestro aprecio y amor de la Argentina. Nuestra nueva responsabilidad será algo que desconozco y aun estoy sorprendido que Dios confiaría algo así en mis manos. Estaré animando y ayudando a misioneros en varios países del mundo, estaré buscando levantar nuevos misioneros para ir a todo el mundo, estaré predicando conferencias misioneras y animando iglesias apoyar misiones e involucrarse mas en el avance del Evangelio al mundo.

Para serte sincero, hubo mucho tiempo en mi vida que ni pude imaginar vida fuera de la Argentina. Pensé que iba a vivir y morir allá... pero Dios está cambiando todo. Deseo poder seguir en contacto con Argentina y las iglesias allá, y Dios mediante podré visitar cada año. Oro que Dios siga usando y bendiciendo a los pastores, iglesias y hermanos en Argentina.

Termino agradeciendoles por tomar el tiempo para leer esto y ruego sus oraciones en este nuevo paso y ministerio.

Para Servir,

Jeffrey Bush