jueves, 9 de octubre de 2014

La Química del Ministerio

Cuando yo era mas joven, trabajaba un tiempo en una fábrica que vendía neumáticos. Un día mi papá me visitó en la fábrica y me dijo que él podía levantar y apilar los neumáticos mejor que yo. Siendo que yo era joven y fuerte, le iba a mostrar y desprobar su pensamiento equivocado. Me tocó primero y levanté y tiré el neumático con toda mi fuerza. Cuando le tocó a mi papá, el agarró al neumático y usando sus muslos y sus manos, lo tiró mucho mas alto y usando menos esfuerzo para hacerlo. No lo podía creer, mi papá me ganó... siendo mas viejo y usando menos energía para hacerlo. Después de hacerlo, me miró y me dijo, “hijo, aprende usar tu mente y no solo tus músculos”. Mientras que yo me mataba usando toda mi fuerza, mi papá me ganó usando su mente. Y creo que en el ministerio, se puede aplicar el mismo razonamiento. No hay una forma mágica de “hacer esto y saldrá perfecto”, pero si creo que podemos evitar muchos problemas, frustraciones y tiempo mal gastado si solo aprenderíamos usar la mente en el ministerio. Es mi deseo que las ideas y lecciones dentro de este libro pueden ser útiles para ayudarte y hacerte mas fácil el ministerio en que estás sirviendo. 

Para poder comprar tu copia del libro "La Química del Ministerio", escribeme y con gusto te avisaré como poder hacerlo. En unos días el libro estará en amazon, kindle, y otros formatos para poder comprarlo en formato digital.