martes, 31 de julio de 2012

El Ministerio de Folletos



Me encanta la idea de entregar folletos – cada persona en la iglesia puede hacerlo (adulto, joven, niño, anciano, etc.), cualquier horario y cualquier lugar sirve para entregarlos, es una manera fácil de presentar el Evangelio e iglesia y una manera aceptada por casi todos y es una manera espectacular para sembrar espiritualmente. A pesar del rol o responsabilidad y trabajo de una persona, el ministerio de folletos es algo en que todos pueden participar. Cada obrero de Dios debe participar en este ministerio y debe animar a su clase o iglesia que también participen.  Lo que presento no es algo original, más bien estoy seguro que saqué la información de folletos que enseñaban sobre este ministerio – sinceramente no me acuerdo si los traduje de inglés para ayudar a otros, si lo leí en castellano, o si mezclé mis ideas con algo que leí en otro lado… sea lo que sea, espero que sirva para ayudar.


I.               Porque Tener Parte en el Ministerio de los Folletos

  1. Dios NOS encomendó con el Evangelio.  Dando folletos nos ayuda a involucrarnos en este mandato de Jesús a proclamar Su verdad a todas las naciones en el mundo – Mr. 16:15

  1. Muchos que nunca llegarán a la iglesia, aceptarán y leerán un folleto.  Por medio del folleto, el Espíritu Santo puede alcanzar a muchos en privado que han cerrado su corazón al Evangelio en público.

  1. Los folletos puede llegar a sitios donde yo no puedo llegar y romper todas las barreras de cultura y nacionalidad.

  1. Los Folletos son Concisos.  Muchos que quizás no escucharían a otra cosa o leerían un libro por tiempo, quizás tomaría el tiempo de leer un folleto corto y atractivo.

  1. Los Folletos abren puertas para poder testificar y ayudar más.  Quizás por la pregunta de la persona al recibir el folleto, daría oportunidad para que pueda compartir mi testimonio o invitarlos a mi iglesia.  (el folleto no es un sustituto para hablar de Dios, pero ayuda mucho para hacerlo).

  1. Los Folletos son económicos.  No hay otra inversión que se compara a lo de poner tesoros  en el cielo – Mt. 6:19-20

  1. La Influencia de los folletos es incomparable.  Solo la eternidad revelará los efectos tan numerosos circulados de persona a persona y generación a generación.  ( El Hno. Montenegro aceptó a Cristo por un folleto y ahora Alonso su hijo es pastor en la Iglesia Bautista Fe y Jorge su otro hijo es misionero con su esposa en Cochabamba, Bolivia).  Todo gracias a folletos que fueron entregados a las damas en el Banquete de Madres e Hijas.

  1. Los Folletos Son Efectivos.  Los folletos ofrecen esperanza y ayuda a los que están en necesidad y vida eterna a los que están muertos en su pecado.  El tiempo es poco y Cristo viene pronto – pronto la noche viene, tiempo es de trabajar.


II.              Como Dar los Folletos

  1. Con Oración.  Pide que el Señor profundice tu corazón por Él y que te dé un amor por la gente.  Que el Espíritu Santo te prepare a ti y a los que van a recibir los folletos.  Siembra la semilla y Él hará la obra – Salmo 126:5-6

  1. Con Amabilidad.  Ofrece el folleto amablemente y con una sonrisa y palabras apropiadas para expresar interés.  Sé amable y evita la discusión.

  1. Con Fidelidad.  Ez 33:8-9; II Cor. 5:10-20; Sal 126:6.  Sé un embajador fiel para Dios e invita a otros para ayudar.

  1. Con Fe.  Deja los resultados a Dios.  Haz tu parte y deja a Dios hacer Su parte.  Prometió que no volverá vacía Su Palabra (Is 55:11).  Ten fe en Sus promesas y anticípate a  conocer la gente en el cielo que acepta a Cristo por el folleto que tu les diste.


III.            Cuando Dar Folletos

A.    Ten Siempre una cantidad cerca en casa para los que pasan por tu casa (gente reciclando ropa, pidiendo cosas, gente pasando para cobrar, trayendo helado, etc.)

B.    Entrega folletos cuando sales – cuando pagas cuentas, haces compras, estás en el hospital, dentista, banco, aeropuerto, peajes, cuando viajas, etc.

C.     Siempre ten folletos contigo – en tu bolsillo, cartera, auto, etc.

D.    Aprovecha cuando hay feriados o grupos grandes para entregar folletos

E.     Busca oportunidades en todo y recuerda que somos mayordomos del Evangelio.  Repartamos folletos y tengamos parte en el ministerio de folletos y Dios bendecirá nuestras vidas y las de muchas personas



Compartiendo a Cristo por Medio de Un Folleto


          I.     Las Claves del Éxito en el uso del folleto

A.    El éxito en testificar es compartir a Cristo en el poder del Espíritu Santo – orando que Dios bendiga el tiempo y que use cada folleto. 
B.    Buscar oportunidades de usar folletos.  Aprovecha cada situación.  Nunca dejes pasar  la oportunidad.
C.     Siempre se amigable en todo, representando correctamente a nuestro Señor Jesucristo.
D.    No te desanimes si rechazan el folleto o lo tiran o lo rompen.  Satanás hará todo lo posible para que dejes de testificar.
E.     Distribuye los folletos liberalmente y persistentemente.
F.     Siempre contesta cualquier duda que uno tendría después de darle un folleto – aunque sea por teléfono, carta, visita, etc.  El seguimiento es esencial en el evangelismo.

        II.     Las Ventajas que tiene un folleto:

A.    Nunca está decaído o deprimido.
B.    Nunca es impaciente – solo habla cuando es leído.
C.     Nunca está tentado a cambiar de opinión.
D.    Trabaja de día y de noche – nunca se cansa.
E.     Puede entrar donde un visitante no está invitado.
F.     Puede ser leído vez tras vez con el mismo mensaje.
G.    Puede ser de consuelo.
H.    Puede ser de interés para guiar a uno a Cristo, y/o abrir puertas para guiar a otro a Cristo.

      III.     ¿Sabías?

1.     Si 1,000 personas distribuyeran 50 folletos cada semana, en un año distribuiriamos 2,400,000.
2.     Si una persona aceptaría a Cristo por cada mil folletos, en un año 2,400 almas aceptarían a Cristo. 
3.     Para repartir esta cantidad, sería menos de 2 minutos por día, por persona.
4.     Si cada individuo repartiera 3 folletos por día, ¡al fin del año uno repartiría 1,092 folletos!

      IV.     Sugerencias en el Uso de Folletos

A.    ¿A Quién dar? :
1.     Recién Casados
2.     Los que están en la cárcel
3.     Los necesitados
4.     Los que están en el hospital
5.     Los que no puede salir de la casa
6.     Los nuevos padres

B.    ¿Donde podes dejar un folleto?  :
1.     En el tren, micro, taxi, etc.
2.     En el locutorio, guía de teléfono, teléfono público, etc.
3.     En kioscos, supermercados, estación de servicio, etc.
4.     En baños públicos
5.     Con la propina en el restaurante

C.     ¿Cómo repartirlos?  :
1.     Tenerlos en buena condición siempre
2.     Usar cortesía siempre
3.     Saber el mensaje del folleto
4.     Usar un folleto cada oportunidad que tengas
5.     Usarlo en cada carta que envías por correo
6.     Orar por los que reciben el folleto





Para Servir,

Jeffrey Bush

martes, 24 de julio de 2012

Resultados Sucios del Orgullo



Todos sabemos que Dios rechaza el orgullo, pero lamentablamente el orgullo se ve con frecuencia en el ministerio. No debe ser, pero es. El orgullo se da en forma natural en nosotros como seres humanos, pero esta actitud de que somos algo o sabemos algo, no agrada a nuestro Dios. Sabemos lo que es el orgullo, pero quiero presentar algunos de los resultados (o podemos decir consecuencias) del orgullo. Miremos  estos resultados sucios del orgullo para poder evitarlos con todo en nuestras vidas y ministerios.


1.     El Orgullo Resulta en No Perdonar a Otros
Todos tenemos o hemos tenido conflictos con otras personas, pero el orgullo pone un muro entre tu persona y la otra para no arreglar el problema, desacuerdo o mal entendido. El orgullo nos dice que no era nuestra culpa, la otra persona tendría que hablar o entenderme, etc. El orgullo no me deja perdonar… y el no perdonar no permite a Dios obrar en nuestras vidas y ministerios. No olvidemos que el no perdonar da lugar al diablo (Efesios 4:26-27). Entre algunos pasajes de Mateo (5:23-24 y 6:14-15) cuando Cristo habló sobre el perdonar, nos enseña que debemos perdonar cuando es nuestra culpa o la culpa del otro. No podemos dejar que el orgullo nos descalifique en el ministerio y la vida, culpa nuestra o de otro, tenemos que perdonar. Si no podemos perdonar, no podemos esperar que Dios nos perdone a nosotros y tampoco tenemos derecho de enseñar o predicar a otros sobre el mismo asunto.


2.     El Orgullo Resulta en No Aprender Mas
Cuando el orgullo entra, nos hace pensar que sabemos todo y no necesitamos aprender mas – o que sabemos mas que la otra persona y no podemos aprender nada de él/ella. La persona que no puede aprender mas no crecerá mas y la persona que no crece mas será la persona estancada. Es triste, pero el orgullo no te permite aprender mas – decidamos que no seremos así sino que aprenderemos de cada situación y persona posible.


3.     El Orgullo Resulta en Apagar al Espíritu Santo
Dios rechaza al soberbio y da gracia al humilde. El orgullo es enfocado en la persona en vez del poder de Dios. Cuando estamos enfocados en nosotros mismos, el Espíritu de Dios no puede obrar… o por lo menos no escoge obrar. Nuestro Dios es un Dios celoso y no quiere que pongamos a otras cosas antes de Él, incluyendo el poner a nuestra persona orgullosa antes de Él. Escojamos ser humildes dandonos cuenta que le necesitamos a Dios– el orgullo rechaza y apaga al Espíritu Santo.



Que Dios nos ayude a quitar el orgullo de nuestros ministerios antes que el orgullo nos quite a nosotros del ministerio. Tenemos que recordar que la obra no es nuestra, es de Dios, y siendo que es de Dios, tenemos que ministrar en forma pura y santa y sin el orgullo.


Para Servir,

Jeffrey Bush