jueves, 15 de marzo de 2012

Ministerios en la Iglesia



La Biblia nos enseña que la iglesia es un cuerpo y cada creyente es un miembro del cuerpo (Romanos 12) y que cada miembro tiene una función. Entiendo que hay gente que viene a la iglesia solo para escuchar, pero estoy convencido que la gran mayoría quiere hacer algo, estar involucrado y sentirse útil. Aunque sabemos esto, muchas veces damos la idea (a propósito o no) que las unicas posiciones o ministerios son para el pastor, profesores de Escuela Dominical y unos pocos líderes. Hay mucho trabajo para hacer en la iglesia, pero no siempre somos claros en cómo la gente puede involucrarse y ayudar. La meta de esta sección es presentar una lista de ministerios en los cuales la gente se puede facilmente involucrarse en la iglesia de una forma organizada.

Permiteme  sugerir que la iglesia debe tener un tiempo o una manera clara en que la gente se pueda anotar para un ministerio. En el pasado, hemos usado varias ideas para que la gente se involucre en un ministerio:
-       En una reunión entregamos tarjetas con una lista en la que se pueden anotarr y luego les contactamos para hablarles e involucrarles
-       “Noche de compromiso” en la cual pusimos una mesa con fotos, instrumentos, una lista de información del ministerio y una persona encargada del ministerio para hablar y anotar a la gente que tiene interés
-       Hablarles individualmente, en grupo (el líder del ministerio busca a la gente).

Hay muchas maneras y tal vez puedes pensar en mejores maneras para presentar los ministerios a la iglesia – pero la idea clara es que cada iglesia necesita tener una manera para poder reclutar mas obreros. Siempre debe haber lugar en la iglesia para trabajar – y debe ser fácil para que una persona se pueda anotar y trabajar. Abajo hay unas categorías que se pueden usar para presentar a la gente en la iglesia.


Ministerio de Niños
ð     El director de niños está buscando voluntarios que quieren ser ayudantes en varias maneras en las siguientes áreas: Escuela Dominical (10:00 a 11:00 horas), Culto Infantíl (11:00 a 12:00 horas) y Club Bíblico (miércoles 19:00 horas).
ð     Títeres (domingos a las 11:05-11:15 en el culto infantil)
ð     Ayudar en la clase con los niños, ayudar al profesor/a preparar manualidades, juegos, enseñar coros o versiculo de memoria, tomar la asistencia, sustituir cuando el profesor no puede estar.
ð     Es importante tener ánimo, entusiasmo, buena actitud y paciencia, pero recuerda que si tienes disposición y puedes cumplir con lo que el director de niños o el pastor te pide, podrás ser muy efectivo en este ministerio.
ð     Habrá días especiales y actividades para niños para lo cual necesitaremos mas ayuda en este ministerio que en otros momentos (Campamento, Día del Niño, Escuela Bíblica de Vacaciones, etc)
                                   

Ministerio de Cuna
ð     Habrá una lista de para poder rotar con otras damas de la iglesia para cuidar a los bebés durante los cultos
ð     Si muchas damas ayudan, no tendrías que trabajar en la cuna mas que uno o dos cultos por mes.
ð     Es necesario que tengas paciencia y sepas trabajar con bebés y niños pequeños
ð     Pedimos que llegues 15-20 minutos antes del culto en el que estarás trabajando con la cuna.
ð     La cuna necesita personas que puedan donar leche en polvo, pañales, galletas y jugo. Si deseas ayudar donando algo, habla con la encargada de la cuna y estará contenta de recibirlo.


Ministerio de Música
El ministerio de música es muy importante.  Queremos alabar a Dios con canciones que le honran a El y que hablan a nuestros corazones.  Si deseas involucrarte en este ministerio, fijate en las oportunidades que hay:

ð     Musica Especial (formar parte de un grupo, estar dispuesto a ensayar antes o después del culto)
ð     Coro de Adultos (ensayo los domingos a las 17:00 horas)
ð     Coro de Niños (ayudar a los niños a prepararse para cantar, enseñandoles los coritos, etc)
ð     Tocar un Instrumento (si tocas un instrumento, habla con el pastor o director de musica para ver si puedes tocar durante el tiempo en que la congreagación canta)


Ministerio de Bienvenida
ð     Saludar a la gente en la puerta de entrada a la iglesia – es importante recibir a la gente con una sonrisa y mostrarle hospitalidad
ð     Atender a los visitantes: darles una tarjeta de bienvenida para llenar, llevar a sus hijos a su clase, ayudarles a encontrar el pasaje en la Biblia y sentarse con ellos en el culto
ð     Disponibilidad: 15 minutos antes y después de los cultos


Mesa de Información
ð     Estar en la mesa de entrada, ayudando a la gente con sus preguntas, encontrar su clase, etc.
ð     Es importante tener un espíritu de amor, alegría y ayuda
           

Ministerio de Visitación
ð     Salir a visitar a las personas que han visitado  la iglesia (hablar con el pastor o la secretaria para pedir las direcciones y cartas de visitante que necesitan ser entregadas)
ð     Visitar a los contactos o necesitados (el pastor puede decirte quienes son las personas que necesitan ser visitadas)


Ministerio de Ganar Almas
ð     Es nuestra creencia que cada hijo de Dios debe ganar almas – hablar con otros de Cristo.
ð     Llevar folletos a tu casa y repartirlos durante la semana en tu trabajo, en la estación de servicio, el supermercado, etc
ð     Venir los sábados a las 10:00 horas o el día que la iglesia tiene organizado para salir y hablar con otros de Cristo
ð     Ir a la plaza con el Director de Evangelismo en los momentos organizados (será anunciado o anotado en el boletín)


Ministerio de Decoración
ð     Decorar para conferencias, días especiales, eventos, etc – normalmente cada evento tiene una persona encargada de la decoración y puede decirte los horarios para decorar y las decoraciones necesitadas)


Ministerio de Rutas
ð     Buscar nueva gente para venir a la iglesia – salir los sábados a las 11:00
ð     Estar dispuesto a usar tu auto para traer gente a la iglesia
ð     Si la iglesia tiene micro, estar dispuesto a salir para buscar a la gente


Avisando Sobre  Eventos Especiales
ð     Llamar a una lista de personas antes de un evento para avisarles del evento, horario y detalles del evento.
ð     La secretaria te dará una lista de personas a quienes  puedes llamar
ð     La meta es llamar o contactar a las personas en tu lista dos semanas antes del evento


Equipo de Misiones
ð     Grupo de personas para estar en contacto con los misioneros de la iglesia. Se puede llamar, mandar cartas, email o mensajes de texto, pero la meta es que los misioneros sepan que nuestra iglesia ora y quiere a sus misioneros.
ð     Habrá momentos en  que la iglesia mandará paquetes para los misioneros, pero necesitamos a personas que constantamente pueden estar en contacto con los misioneros.  
ð     Asegurarse  que la carta de oración mas reciente de cada misionero está impreso y puesto en la pared o en el lugar dedicado para los misioneros.


Ministerio de Ujier
ð     Los ujíeres sirven media hora antes de cada culto, saludando y repartiendo los boletines.  Durante el culto, ayudan por medio de levantar la ofrenda, ayudando a visitantes y a las personas que necesitan un asiento, una Biblia, etc.  Tienen que estar atentos durante el culto, mirando si alguien necesita ayuda.
ð     El encargado de ujíeres te pondrá en la lista para ayudar como ujier para que sepas en qué reunión estarás trabajando.
ð     Disponibilidad: 30 minutos antes de cada culto


Librería
ð     Aunque la librería no es grande, los pocos libros y Biblias que tenemos, queremos que estén puesto a la disposición de la gente para comprar si desean.
ð     Necesitarías estar en el sitio de la libreria antes y después de cada culto unos 20 minutos antes.


Ministerio de  Compañerismo
ð     Organizar quien va a traer comida los días de compañerismo
ð     Ayudar a servir comida los días de compañerismo
ð     Tener las mesas, servilletas, vasos y todo preparado en los días de compañerismo y asegurarse que todo está lavado y guardado después


Ministerio de Limpieza
ð     La casa de Dios debe ser presentable cada vez que tenemos reunión   y sabiendo esto, dividimos la limpieza en varias áreas para que cada persona que quiera pueda ayudar en algo.
ð     Requiere solo dos o tres horas por semana una vez por mes para rotar con otros hermanos


Ministerio de Oración
ð     Por su puesto esperamos que cada persona ore en su propia vida, pero también deseamos que algunas personas vengan media hora antes de la reunión para orar
ð     Si nuestra iglesia va a avanzar, no será por la habilidad, inteligencia o trabajo de la iglesia, sino por la mano, presencia y bendición de Dios.
ð     Llegando media hora antes de la reunión, los hombres pueden orar en un lugar y las damas en otro… y podremos ver la mano de Dios obrando.


Ministerio de Jóvenes y Adolecentes
ð     Ayudar a traer mas jóvenes a la iglesia
ð     Hablar con el director de jóvenes para ver si puedes ayudar en la reunión de jóvenes o las actividades de jóvenes
ð     El ministerio de jóvenes necesita personas que puedan donar gaseosa, galletas, pelota de fútbol, voleibol, etc. Si deseas ayudar donando algo, habla con el director de jóvenes para saber que mas necesitan o como podrías hacer para ayudar.



Recuerda que el primer paso sería tener los ministerios en la iglesia organizada para que facilmente la gente se pueda anotar para trabajar. Una vez que decidiste el tiempo en que vas a hablar sobre los ministerios o como se pueden involucrar y entregas las listas de ministerios en que se pueden involucrar, el seguimiento es muy importante. Si hay personas con ánimo para trabajar, es importante contactarles y ponerles a trabajar. Si los animamos y nunca les ayudamos  a encontrar su lugar de servicio, los frustraremos. Que Dios nos ayude como obreros de Dios a organizar una lista de ministerios, animar a la gente a trabajar y ayudar y agradecer a las personas que van a trabajar.



Para Servir,

Jeffrey Bush

lunes, 12 de marzo de 2012

No Eres Irremplazable



Escuché el dicho que dice: Dios sepulta a sus obreros, pero no su obra. Hemos visto a gran líderes como Moisés, Josué, David, Salomón, Pablo, Pedro, etc, pero cuando acabaron sus vidas, no acabó la obra de Dios. Los obreros de Dios son instrumentos de Dios.

El peligro para el obrero de Dios es, si hemos visto a Dios usarnos o hemos recibido bendiciones, podríamos tener la idea de que somos especiales o únicos y somos necesarios para la obra. Debemos  recordar que es Dios quien nos puso en la obra y Él mismo nos puede sacar del ministerio también. Veamos algunas verdades que necesitamos recordar para no pensar que somos “irremplazables”.


1.     Es un Privilegio
Debemos sacar de nuestra mente la idea de que otros son bendecidos por tenernos en el ministerio, mas al contrario somos nosotros los bendecidos por estar en la obra.
I Timoteo 1:12 – “Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús nuestro Señor, porque me tuvo por fiel, poniéndome en el ministerio.”


2.     Sé Humilde
I Timoteo 1:15 – “Palabra fiel y digna de ser recibida por todos: que Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero.” Pablo no tuvo problema en decir que él no era perfecto o algo especial, era nada mas que un pecador pero salvado por la gracia de Dios.

Cuando pensamos que somos algo o que la obra no puede continuar sin nosotros, tendremos orgullo – lo que destruyó al diablo, Herodes, Nabucodonosor y a muchos otros. Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes (I Pedro 5:5).


3.     Dale el Crédito a Otros
Cuando algo bueno  sucede en el ministerio, es porque Dios bendijo y otros trabajaron. Nadie quiere a una persona que quiere o busca todo el crédito para si. Sé una persona que publicamente alaba y agradece a otros cuando algo bueno sucede.



Para Servir,

Jeffrey Bush

viernes, 9 de marzo de 2012

El Disgusto de Confrontar


Habrá momentos en la vida de cada obrero de Dios que tendrá que confrontar situaciones, que sean problemas o personas. A algunos  no les cuesta ser directos o confrontar problemas o personas. El confrontar es contra mi personalidad, pero he tenido que aprender a hacerlo para el bien de los demás. Es cierto que el Cristiano debe aprender a morirse a sí mismo y no tomar las cosas tan personales, pero como obrero de Dios, habrá momentos para confrontar la situación en lugar  de ignorarla. Es mucho más fácil ignorar algo en vez de confrontarlo, pero si el Señor te pone en una posición de liderazgo, una de tus responsabilidades principales es el bienestar de la iglesia o ministerio en la que estás sirviendo. Para el bien de las personas involucradas, el bien de la iglesia y tu propio bien, es importante confrontar (que sean problemas, situaciones, acusaciones, críticas o personas problemáticas) antes que crezca y hagan mucho daño. La meta de esta sección es dar ideas o ayuda si es que tienes que confrontar algo.



1.    Orar
Antes de hablar con la persona y confrontar el problema, es importante orar solo y pedir a Dios que te guíe, prepare tu corazón y el corazón de la(s) persona(s) involucrada(s). Si Dios “prepara el terreno”, siempre es más fácil hacer el trabajo. Nunca debemos agarrar el problema antes de hablar con Dios primero.

Una vez que oraste y estás por hablar con la persona, es muy sabio empezar la misma charla con la persona en oración. Es importante que la persona involucrada sepa que es tu deseo que Dios guíe y ayude en la conversación de la situación.


2.    Decidir solo Hablar si Amas a la Persona
Dios nos manda amar a nuestro prójimo. Como un obrero de Dios, nunca debemos confrontar a una persona si es que no amas a la persona. Si confrontamos algo con amor por la persona, hará toda la diferencia en el mundo. El problema con muchas confrontaciones es que vemos a la persona como un problema o un número más, pero la persona es un alma por quien Cristo murió, es mi hermano/a y, en la obra de Dios, es mi responsabilidad cuidar, guiar y ayudar.


3.    Escoger el Lugar Adecuado
En una oportunidad, hablé con una persona en un lugar público y cuando la persona reaccionó mal, no quise continuar – el lugar no era el lugar adecuado.

Si tienes una oficina, un aula en la iglesia o unas sillas atrás en el templo cuando todos se fueron.


4.    Tener un Testigo Presente
Aunque hay que tener cuidado que no parezca que estás con un grupo para atacarle, es mi experiencia que tener a otra persona para ser de testigo es de mucha ayuda. No lo digo porque puede haber una pelea sino porque es fácil que si la otra persona se enoje y salga, pueda decir que le trataste mal … pero si hubo un testigo, son dos personas que saben de la situación.


5.    Empezar con Preguntas y no con Acusaciones
Pregúntale a la persona si hay algo que tú puedes hacer para ayudarle. Después pregúntale y que explique la situación. Si preguntas, sabrás toda la historia y no solo lo que escuchaste o lo que piensas. Si preguntas, es posible que la persona con quien estás hablando no es la persona problemática o no está solo o no es como fue dicho. Y de todos modos, si no lo viste personalmente, no lo puedes acusar aunque piensas que tienes suficientes pruebas. Es mejor preguntar y permitir a la otra persona explicar lo que está sucediendo.


6.    No Atacar a la Personas sino Confrontar el Problema
Aun si sabes muy bien que tienes la persona adecuada y la persona es culpable, recuerda que tu meta es solucionar el problema no destruir a la persona.


7.    El Deseo es Resolver y/o Restaurar
Si la persona ha pecado u otra ha pecado, deseamos ayudarles a los que pecaron – las personas no son trapos que se puede tirar, son almas por las cuales Cristo murió. Si necesitan ser disciplinados (sea públicamente o en privado), ayúdale a ser restaurado. No estoy diciendo que ignores la situación, hay que corregirlo, pero se puede ayudar a los involucrados; y el o ellos que tienen que ser restaurados.


8.    Tener un Plan de Acción
Antes que termine la charla, ten un plan de acción, es importante – Y ahora que hablaste, ¿Qué debe hacer la persona? ¿Cómo puedes tú o como puede la persona resolver este problema, pecado o malentendido? Suena simple, pero si terminas la reunión sin tener un plan de lo qué vas a hacer, en sí la charla fue en vano.



Hay momentos para dejar pasar por alto ciertas cosas y hay otros momentos para confrontar una situación. Sabiendo que eres responsable por lo que sucede en tu ministerio, pide a Dios sabiduría para confrontar lo necesario, háblalo en amor y cuida el ministerio que Dios te dio con celo y amor.



Para Servir,

Jeffrey Bush

miércoles, 7 de marzo de 2012

Recibiendo Visitantes



Es el deseo de cada iglesia poder tener visitantes en cada reunión. El pastor, los líderes y varias personas en la iglesia trabajan mucho para traer un visitante – pero la gran prueba de que si van a regresar o no es cómo son tratados cuando visitan la iglesia. Podemos decir “la iglesia debe hacer…”, pero es importante recordarnos a nosotros mismos y recordar a los hermanos que la iglesia somos nosotros. Debemos prepararnos a nosotros mismos y a los hermanos de la iglesia de cómo tratar a una persona cuando visita nuestra iglesia por  primera vez.

Cada persona en la iglesia debe estar preparada para recibir visitantes. Cada creyente es un embajador de Cristo y debe representar bien a su Salvador y la Obra de su Salvador. El pastor y los líderes deben preparar a los hermanos para recibir a un visitante – abajo vemos unas ideas que pueden ser útiles para preparar a los creyentes a recibir visitantes en la iglesia.


1)    Recibirle con una sonrisa y saludo cordial – cuando hay tensión en el aire y las caras no manifiestan que están contentas, el visitante tampoco va a querer estar allí.

2)    Mostrarle donde está el baño, cuna, clases, etc.

3)    Comparte tu Biblia con el/ella

4)    Salúdale con una sonrisa y buen espíritu

5)    Evita hablar de tus problemas u opiniones, de lo que no te gusta, etc.

6)    Recuerda la regla de 3 minutos – 3 minutos antes de cada reunión y 3 minutos después de cada reunión, saluda y habla con los nuevos o los que no conoces en vez de correr para hablar con tus amigos y conocidos.

7)    Recuerda que la iglesia no son los edificios sino las personas – entonces representa bien a Dios y Su casa (la iglesia).

8)    Presenta al visitante con el Pastor(es)

9)    Ayúdale a llenar una tarjeta de bienvenida para poder tener su información 

10) Siéntate al lado del visitante y ayúdale a encontrar pasajes en la Biblia, usar el cancionero, etc.

11) Ora en tu corazón por el visitante que Dios le hable durante el mensaje

12) Pregúntale si tiene dudas o preguntas con las cuales puedes ayudar

13) Recuerda su nombre e invítale a otra reunión después del culto

14) En la semana llámale (discretamente busca conseguir su número de teléfono) para invitarle o involucrarle en ciertos ministerios y actividades de la iglesia

15) No esperes que el pastor o pastores le visiten – aunque el equipo pastoral probablemente le llamará o visitará durante la semana, será de mucho ánimo recibir una visita tuya o llamada tuya también.






Para Servir,

Jeffrey Bush