sábado, 24 de diciembre de 2011

Las Fiestas - Una Gran Oportunidad

Ya estamos en el tiempo de las fiestas. El tiempo de las fiestas es un tiempo gozoso donde pasamos tiempo con la familia, con los amigos, en que hay mucha comida, tiempo para descansar, etc - pero no es un lindo tiempo para todos. Estadísticamente las fiestas es un momento en que hay muchos suicidios y depresiones. Hay mucha gente sin familia o apartado de la familia - y es una gran oportunidad para poder amar, ayudar y animar a la gente. En estos días de las fiestas, capaz podrías tomar unos minutos para llamar, mandar un email o mensaje de texto, escribir una carta o llamar a las personas que están sin su familia. Si podremos mostrar el amor de Cristo a los en necesidad, haremos mucho bien.


jueves, 22 de diciembre de 2011

Ayudales a Encontrar Su Lugar



Muchas de las cosas  que estoy presentando en estos artículos, son cosas que estoy aprendiendo después de equivocarme tanto. Este tema específica es algo en lo cual me equivoqué mucho, el  de ayudar a cada persona a encontrar su lugar. Es mi deseo que puedes ver mi error y evitar cometerlo en tu propia vida. 

Cuando comencé en el ministerio, deseaba que cada hombre terminara siendo predicador y cada mujer terminara casándose con un predicador. Lo creí tanto que a veces empujé a las personas a tomar posiciones o hacer ministerios de los cuales ni tenían ganas de hacer. Me acuerdo en una oportunidad diciendo a un joven que tome una clase de chicos adolescentes y que les enseñe y prepare. El joven hizo todo en su poder y al final de un año o tantos meses, me dijo que no pensaba que podía continuar. Lo pensé y le di otra responsabilidad para ser un asistente en otra clase, pero tampoco resultó.  Por tiempo lo moví de un lado al otro y parecía que no resultaba en las áreas y responsabilidades que le daba. Pasó mucho tiempo y un día le vi testificando y trayendo personas a la iglesia. Le pedí que ayude a enseñar a otros como hacer lo mismo que estuvo haciendo y empezó no solo a hacerlo, pero estuvo produciendo a 100 por 1. Era impresionante como Dios le estaba usando… y hoy en día él continua haciendo exactamente lo mismo. El problema de que no encajaba bien en las otras áreas es que las otras áreas no eran donde tenía que estar.  Cuando por fin dejé de empujar, Dios me enseñó que El pudo hacer la obra sin mi ayuda. 

Mi responsabilidad en el ministerio no es forzar a la gente a trabajar en el ministerio, más bien es ver donde uno puede encajar bien y dejarle desarrollarse allí. Dios nos enseña que cada miembro en el cuerpo tiene una función – todas diferentes, pero todos tienen una función. Siento muy fuerte que debo simplemente ayudar, enseñar y animar a las queridas ovejas que Dios me da y dejarles desarrollarse en la área donde mejor pueden servir.

Estoy aprendiendo que cuando uno persona está sirviendo en la área que le gusta, está contento y animado, pero cuando está sirviendo en un área en que no le gusta, se siente frustrado y desanimado.  Que Dios nos ayude como obreros de Dios a poder ayudar a cada persona a encontrar el lugar donde puede ser exitoso sirviendo al Señor.



Para Servir,

Jeffrey Bush